Estar al pendiente de nuestra salud vaginal es una prioridad que nos concierne a todas, para evitar enfermedades que pueden ser muy graves. Nuestra sangre menstrual puede ser un indicador de que algo no anda bien en nuestro organismo, y para ello, debemos de poner suma atención en cada periodo menstrual, para verificar si hay alguna anomalía en nuestro flujo, y de ser así, acudir a tiempo con un especialista.

Pero primero debemos quitarnos ese tabú de que nuestra sangre es asquerosa, pues es parte de cada una de nosotras, nuestra naturaleza femenina, lo que más nos caracteriza, y la evidencia más sublime de que podemos crear vida.

Existen alteraciones menstruales a las que debemos de poner atención si nos pasan, ya que pueden ser signos de enfermedades presentes en otros órganos de nuestro cuerpo; como el hígado, el riñón, e incluso pueden ser síntomas de tiroides o diabetes mellitus.

 

dolor-menstrual

 

Por otro lado, factores como el estrés, una mala alimentación, trastornos psicológicos o el ejercicio físico en exceso, también pueden dar pie a dichas alteraciones. A continuación describimos las más comunes:

 

Amenorrea: Es la ausencia del periodo menstrual por varios meses. Muy común cuando se hace deporte en exceso, o en enfermedades como Anorexia.

Oligomenorrea: El periodo puede tardar entre 36 a 90 días, pero a diferencia de la amenorrea, aquí si hay ovulación aunque tarda más de lo normal, y . Las causas de este trastorno se asocia en mujeres con:

  • Obesidad
  • Pérdida de peso
  •  Hiperprolactinemia
  •  Hipotiroidismo primario
  •  Exceso de actividad física
  •  Hiperandrogenismo
  •  Trastornos psíquicos

Polimenorrea: La duración entre cada ciclo menstrual es menor a 21 días, además el cliclo puede acortarse con regularidad o irregularmente. Pueden adjudicarse diversas causas como estrés o cansancio, que causan desórdenes hormonales. También puede ser un posible signo de endometriosis. Por otro lado, la polimenorrea es frecuente previo a la menopausia.

  • Hipermenorrea: Se experimentan sangrados excesivos además de coágulos en mayor cantidad. Algunas de las causas pueden ser:
  • Tumores benignos
  • Endometriosos
  • Partos múltiples
  • Tener el DIU
  • Hipotiroidismo
  • Trastornos en la coagulación de la sangre.
  • Tomar medicamentos en exceso como las aspirinas

Menorragia: Se caracteriza por un periodo muy largo y muy intenso. Las causas puede ser:

  • Desequilibrio hormonal
  • Disfunción de los ovarios.
  • Tumores benignos
  • Pólipos
  • Tener el DIU
  • Complicaciones del embarazo
  • Cáncer (útero, ovario o cervical)
  • Trastornos de coagulación
  • Medicamentos antiinflamatorios o anticoagulantes
  • Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)
  • Otras condiciones médicas como tiroides, endometriosis, enfermedades hepáticas o renales

Metrorragia: Se caracteriza por sangrados fuera del periodo menstrual. Sus causas pueden ser:

  • Hiperplasia endometrial: Se produce cuando el endometrio, que es la capa mucosa que recubre el útero aumenta excesivamente de tamaño
  •  Tumores benignos
  • Cervicitis: inflamación o infección del cuello uterino.
  • Lesión en la abertura vaginal (traumatismo, una infección, relaciones sexuales, úlceras, pólipos y verrugas genitales)
    Hipotiroidismo
  • Infecciones de transmisión sexual
  • Aborto involuntario
  • Embarazo ectópico: cuando el embrión se implanta fuera del útero
  •  Tratamiento y uso de hormonas
  • Menoppausia
  • Problemas de coagulación sanguínea
  • Cáncer en la zona reproductiva (cervicouterino, ovarios, matriz, etc.)

Dismenorrea: El periodo es doloroso. No hay que confundirlo con cólicos que se dan en los dos primeros días del ciclo. Las causas se relacionan con:

  • Endometriosis
  • Tumores benignos
  • Tener DIU hecho de cobre
  • Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP)
  • Infección de transmisión sexual
  • Estrés y ansiedad

Recuerda agendar una cita con tu ginecólogo al menos cada seis meses para descartar cualquier anomalía. ¡Quiérete y cuídate!

 

IMG_6561

Comments

comments

by fatima