En pleno marco conmemorativo por el Día Internacional de la Mujer, 38 niñas guatemaltecas de entre 12 y 17 años, y que pertenecían en el Hogar Virgen de la Asunción, murieron al suscitarse un incendio en el edificio. Cientos de personas están reclamando justicia, porque evidentemente esto no es un simple incidente.

“Las internas protestaban por los malos tratos que sufrían, e incluso denunciaron a la institución por trata de blancas: “Nos violaban. Nos golpeaban. Nos obligaban a abortar (…). Lo único que hacían era pegarnos, matarnos de hambre, violarnos”, grita una joven a las afueras del Hogar Virgen de la Asunción, donde estuvo recluida durante 9 meses por fugarse de su casa junto a su hermano, y donde fue víctima de estos ataques, propinados por los trabajadores y las responsables del lugar.” (http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/article137592548.html#storylink=cpy)

Y aunque no era la primera vez que levantaban la voz para que el gobierno supiera sobre las vejaciones que les hacían, en esta ocasión, tuvo importancia internacional por tratarse de mujeres menores de edad en plena conmemoración histórica, donde hace 109 años murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York, en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían. Aquí la historia se repite, mujeres que protestaban por su libertad, sus derechos, para que su voz fuera escuchada ante los contantes abusos físicos y psicológicos que recibían.

 

 

La violencia de género no distingue nivel socio-económico o cultural; es un problema global muy grave en donde todos los días a cada minuto, a cada segundo ocurre un atentado en contra de la mujer: una violación, un golpe, un maltrato, un asesinato, entre otras faltas de respeto. Que no pase en tu entorno no quiere decir que no esté presente, y las cifras siguen siendo alarmantes día a día. No es “feminazismo”, son hechos reales, ¿por qué esperar a que nos pase para creer que la violencia hacia la mujer es una constante desde hace siglos?

Lamentablemente este tipo de situaciones seguirán ocurriendo, hasta que nosotras mismas nos unamos en un pensamiento igualitario a favor de nuestros derechos y obligaciones, como mujeres, como seres humanos.

 

Comments

comments

by fatima